Durante mucho tiempo, la familia Schmitt, tuvo guardado un secreto millonario. El mes pasado recupearon un millón en monedas y joyas de procedencia española: estaban hundidas en las costas de Floriday pertenecen a un barco españo que se hundió en 1715.