ice_q15m7g

Nadie puede quitarte tu casa por el hecho de que seas deportado.

Solamente están en riesgo de perder su casa quien deja de pagar la hipoteca o los impuestos sobre la propiedad, o quien permite que su hogar caiga en un estado de abandono.

Sin embargo, la realidad es que la deportación conlleva pérdida de ingreso, así como la imposibilidad de llevar a cabo ciertas transacciones.

Por eso, expertos en el tema explicaron al periódico El Diario que en estos tiempos de incertidumbre los inmigrantes requieren estar preparados.

Las leyes de Estados Unidos permiten a los extranjeros comprar propiedades, no importa cuál sea su estatus migratorio.

No te pierdas lo más visto en nuestro Facebook: ¿Puede un inmigrante indocumentado comprar casa?

Lo que importa es que tengan el dinero o que puedan demostrar que posee el crédito necesario para un préstamo hipotecario.

Antes de la crisis inmobiliaria de 2009, y de los cambios en reglamentos que produjo esta, era más fácil que un banco aprobase un préstamo hipotecario para un inmigrante indocumentado. Solo se requería el número que –como sustituto del número de seguro social– usan los indocumentados para pagar sus impuestos (ITIN).

Hoy, ese tipo de préstamo solo lo puede obtenerlo quien tenga un número de seguro social válido. Pero, al mismo tiempo, estos pasados años han permitido adquirir propiedades a precios bajos, ya sea porque se las embargaron a sus anteriores dueños o simplemente perdieron su valor en el mercado inmobiliario.

El hecho de no ser requerida ciudadanía ni residencia permanente para comprar una propiedad ha tenido una importante consecuencia. Uno de cada tres inmigrantes indocumentados es propietario de vivienda, estima el Migration Policy Institute. Según esa proporción, de las 11 millones de personas que viven en el país con un estatus migratorio irregular, cerca de 3.4 millones son dueños de sus casas.

Mientras un propietario cumpla sus responsabilidades de hipoteca, impuestos y mantenimiento, la vivienda está protegida.

“Mucha gente cree que al deportarlos terminan sus derechos como consumidor pero no es así”, señaló Dulce Matuz, agente de bienes raíces en Phoenix, Arizona.

Sin embargo, Matuz subrayó que quien esté en riesgo de ser deportado tiene que prepararse. Recordó que la deportación usualmente conlleva la pérdida de ingresos para el inmigrante. “Es mejor estar preparado”, señaló.

Matuz y otros expertos dieron varios consejos que aquí resumimos:

Poner la propiedad en un “living trust”

A través de un “living trust”, el propietario de una vivienda puede designar a una persona que, de ocurrir la deportación, se encargue de tomar decisiones sobre el inmueble.

“Si te saca inmigración, tú especificas quién es tu ejecutor, tu persona de confianza para hacer transacciones con la propiedad y tomar decisiones”, explicó Terry Sánchez, una agente inmobiliaria en Fontana, California.

“Tú sigues siendo el dueño de la propiedad mientras estés vivo a menos que la pongas a nombre de alguien más, pero tu ejecutor –hijos, cónyuge, persona de confianza- puede actuar en tu nombre”, abundó Sánchez.

Se necesita un abogado para establecer un “living trust”.

Otorgar un “poder legal”

Otra opción es que el dueño de la vivienda otorgue un “poder legal” a otra persona para que tome decisiones a nombre del propietario como, por ejemplo, alquilar la vivienda.

Carlos Marroquín, activista en Los Ángeles de la organización Occupy Fight Foreclosures, explicó que estos poderes también son recomendables para que una persona pueda pagar los impuestos de propiedad y los seguros de la vivienda a nombre del dueño.

Se necesita un abogado para otorgar un “poder legal”.

“Durable Power of Attorney”

Muy similar a lo anterior es el “Durable Power of Attorney”, ya que también se trata de un documento legal a través del cual el dueño de la vivienda designa a una persona de su confianza para que actúe en su nombre.

Matuz explicó existen trámites financieros que ninguna persona puede hacer en sustitución del propietario de la vivienda, a menos que se haya tramitado este “Durable Power of Attorney”.

Recordó que una propiedad sobre la que nadie puede tomar decisiones legales puede terminar en manos del estado.

Se necesita un abogado para establecer un “Durable Power of Attorney”.

Vender

También está la alternativa de vender la vivienda.

Matuz comentó que quien está en gran riesgo de ser deportado debe considerar la opción de vender su vivienda.

Recordó que la deportación muchas veces conlleva la pérdida de ingresos y, quien tiene una deuda de hipoteca, se podría hallar sin los recursos económicos para pagarla.

Sánchez, por su parte, contó de un propietario en riesgo de deportación que decidió vender su vivienda y comprarse un tráiler, ya que estos últimos son más rápidos de vender.

Refinanciar

Otra alternativa es refinanciar a nombre de un familiar.

Erika Paz, profesional del área inmobiliaria en Upland, California, contó del caso de un padre de familia que decidió refinanciar su vivienda a nombre de sus dos hijos adultos. Paz explicó que la decisión se tomó porque la vivienda tenía un equity de 80%.

Equity es el valor líquido o neto de la propiedad. Generalmente significa el valor de la vivienda una vez se resta la deuda hipotecaria.

Prepárese antes de que sea tarde

Todas estas recomendaciones tienen un requisito en común. El propietario de la vivienda tiene que prepararse antes de que ocurra la deportación.

Además, es necesario tener una conversación franca con la familia, sobre todo si se trata de vivienda que habita el propietario con su cónyuge e hijos.

Fuente: El Diario

http://mundohispanico.com




VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Related Posts with Thumbnails

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Polished Up!
Polished Up!
Locker Room
Locker Room

Locker Room Sports Snacks and Games!

Mibahiatv

ClompuTech Diseño web profesional

Blogs panas
Mibahia.net on Facebook
Ratings de MiBahia.net